El Objetivo de este tipo de tratamiento es actuar sobre las arrugas dinámicas, que se producen por la contractual muscular. Por lo tanto, es aplicada sobre el músculo responsable de la arruga.

El efecto es una relajación (paralización) del músculo de la zona donde es aplicada, evitando, por un periodo de 4-6 meses, que al gesticular se forme la arruga de expresión facial.

El resultado comienza hacerse visible entre el segundo a tercer día. Termina de instalarse entre el séptimo y décimo día. Sin embargo, la arruga se va atenuando lentamente, perdiendo su memoria y manifestación a medida que el músculo deja de contraerse.

El procedimiento implica anestesia tópica y la inyección de una mínima cantidad de toxina botulínica en la zona a tratar (generalmente el tercio superior de la cara, frente, alrededor de los ojos y la zona del entrecejo).

 Botox es la marca registrada de la toxina botulínica (laboratorio Allergan) y fue la primera en llegar a Chile. Actualmente existen otras alternativas con diferentes nombres comerciales, pero al ser la primera en aparecer su nombre, es comúnmente utilizado como si fuera genérico. 

 Todo tratamiento incluye:

  • Evaluación previa
  • Ficha clínica completa
  • Fotografía previa y posterior al tratamiento
  • Firma de un consentimiento   informado
  • Controles posteriores
  

Las tres técnicas descritas, son poderosas aliadas de la juventud. Son procedimientos rápidos y eficaces con mínimos riesgos asociados. Deben ser aplicados por profesionales competentes y en condiciones ideales.