La flacidez y algunas arrugas son susceptibles a ser atenuadas mediante rellenos faciales. El ácido hialurónico es una sustancia de relleno inerte y biocompatible, que es capaz de rehidratar, revitalizar y recuperar la forma, densidad y turgencia de la piel de ciertas áreas del rostro.

El efecto es inmediato, levanta y recupera el volumen, atenuando la arruga y refrescando el aspecto del rostro. Sus propiedades regeneradoras y nutritivas en la piel tienen una duración de 6 a 18 meses dependiendo de la densidad del relleno del ácido hialurónico.

El procedimiento se realiza en una sola sesión. Implica la inyección del relleno en la zona elegida (generalmente el tercio inferior de la cara, la sonrisa, los labios, la nariz).

Se controla a los 10 días y es posible re-aplicarlo a modo de "retoque" a los 30 días, ya que las primeras aplicaciones se reabsorben de manera más rápida que las siguientes.