Una Prótesis Dental, es un elemento artificial, destinado a restaurar la anatomía de una o varias piezas dentarias, restaurando también la relación entre los maxilares.  El encargado de diseñar, elaborar y fabricar estos aparatos o elementos artificiales, es el protésico dental (técnico dental o laboratorista dental), quien realiza su trabajo en un laboratorio, recibiendo las indicaciones del Odontólogo que trabaja en clínica.

La funcionalidad en boca podría ser, tal vez, el objetivo de mayor importancia en una prótesis, puesto que recuperar la funcionalidad de la boca es lo básico para el bienestar del paciente y es lo primero, aunque no lo único, que ha de lograrse. Las funciones de la boca, que ante todo se deben recuperar, son: primero una masticación eficaz (eficiente trituración de los alimentos), sin que la prótesis interfiera en la deglución, puesto que ambas funciones influyen directamente en algo tan fundamental como lo es la alimentación; y segundo, una fonética adecuada, que permita al paciente una correcta comunicación, sin que el uso de  la prótesis interfiera en ella, sino todo lo contrario, que la posibilite. Además de esto, obviamente debe tenerse en cuenta que las prótesis no debe interferir en la respiración del paciente.